Estudio de Corñuble y UBB advierte expectativas económicas en torno a la creación de la región

 

Un mejoramiento de las expectativas económicas de los chillanejos, pero a la vez, preocupantes cifras de desempleo y endeudamiento reveló el estudio de la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble (Corñuble) “El Pulso de la economía en Ñuble”, aplicado por la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE) de la Universidad del Bío-Bío (UBB) en alianza con Diario LA DISCUSIÓN.
“Hay algunos datos en que la percepción es más optimista respecto al futuro, sobre todo, en materia de inversión”, manifestó Benito Umaña, decano de la FACE.
En tanto, Juan Ramírez, presidente de Corñuble, planteó que los resultados “muestran una expectativa de la gente con la creación de la futura región, y eso hay que aterrizarlo, porque en el fondo sabemos que la creación de la Región va a significar una oportunidad, que tenemos que aprovechar, pero no nos está dando luces de que la situación económica de Ñuble vaya a cambiar tan radicalmente como para que un 63% de los encuestados estimen que va a mejorar, es decir, hay un optimismo en eso. Hay que aterrizar eso, hay que esperar que comience el proceso de instalación y nuestros líderes tendrán que ser muy hábiles y sabios en poder sacarle lustre a todos los proyectos que hay que desarrollar en la Región, y eso obviamente implicará mejoras, como más trabajo”.
Al respecto, Umaña coincidió con Ramírez en calificar la cifra como alta, precisando que se ha mantenido en las últimas mediciones, “lo máximo que hemos tenido es 69%, pero igual es alto”.
“Cuando les preguntan sobre la situación actual de Ñuble, hay un 49% que piensa que es regular, y eso se ha mantenido, la gente piensa que no está tan mal, pero tampoco está bien, y eso está a tono con el crecimiento del país, que está creciendo muy poco. Nuevamente hay un tema de expectativas en cuanto a que se mejore esta situación económica, que haya un impacto positivo, eso le importa a las personas”.
Ingresos y empleo
Un 41% de los consultados estima que su ingreso subirá en los próximos 12 meses y un 42% cree que se mantendrá, lo que en opinión de Ramírez tiene que ver con una mirada optimista respecto del futuro económico, tanto del país como de Ñuble. “Están apostando a esta nueva oportunidad de que nos constituyamos en región y obviamente aspiran a mejores rentas”, postuló el dirigente.
En mayo del año pasado, no obstante, un 48% pensaba que sus ingresos subirían, lo que a juicio de Umaña revela una baja, “y está asociado a la percepción sobre el futuro del país y al desempleo, pues este indicador en Ñuble aumentó, el desempleo en Chillán llegó a un 7,9%, lo que es bastante más alto que el promedio país, y eso se relaciona con la pregunta sobre empleo, en que un 47% dice que al menos un miembro del hogar está sin trabajo, y eso es preocupante”.
De acuerdo a Ramírez, las cifras de desempleo “dan a entender que somos una provincia estacionaria, tenemos trabajo fuertemente influenciado por la estacionalidad, hay muchos temporeros, lo que nos confirma que vivimos en una zona que se mueve gracias a la agricultura y la agroindustria, y que se extiende entre noviembre y marzo, la idea sería que llegáramos a tener una estabilidad en ese sentido; pero también hay que considerar que hay mucho estudiante que se dedica a trabajar en verano; además, en las estadísiticas tenemos un empleo encubierto, en que no se les cotiza, y eso se da mucho en este país, porque hay muchos que se acostumbraron a recibir subsidios del Estado”.
Pero la expectativa es positiva, pues un 35% cree que sí existe oportunidad de encontrar trabajo en los próximos 6 meses, contra un 22% que piensa que no.
En ese sentido, Ramíez planteó que esto también tiene que ver con el trabajo de temporada. “Toda la gente que trabaja temporalmente, lo ha hecho anteriormente, entonces, las empresas agroindustriales recurren habitualmente a la misma gente, entonces las personas saben que en septiembre, e incluso en julio, comienzan a llamar gente para trabajar en el procesamiento de algunos productos agrícolas”.
También llama la atención el bajo temor a perder el empleo, pues solo un 19% reconoció tener un nivel de temor alto a perder el trabajo, mientras que un 35% tiene un temor moderado.
El decano de la FACE expresó que “uno ve que a nivel de provincia hay una expectativa más positiva de lo que se espera a nivel de país, porque por ejemplo, cuando se pregunta sobre la situación económica del país en un año más, solo un 32% piensa que va a ser mejor, pero por otro lado, ese 32% es mucho mayor que en mayo de 2016, cuando era 14%. Eso coincide con otras encuestas a nivel nacional, en que se ve una expectativa mejor, probablemente producto de las elecciones”.
El académico destacó que también se observan resultados más optimistas en preguntas como la adquisición de una vivienda en los próximos 12 meses, pues mientras en 2016 un 82% lo descartaba, en esta medición baja a 66%.
Otro ejemplo del mejoramiento de las expectativas lo entrega la pregunta sobre la compra de algún bien durable en los últimos seis meses, pues si en mayo de 2016 un 59% dijo que no, en 2017 baja a un 41%.
Endeudamiento
Un aspecto preocupante que muestra el estudio es el nivel de endeudamiento, pues un 26% de los encuestados afirmó que la situación de endeudamiento en su hogar es complicada, una cifra superior al 14% registrada en mayo de 2016.
En el análisis por rango de edad, destaca el segmento entre 26 y 33 años, donde el porcentaje de quienes reconocen una situación complicada en materia de deuda es de un 31,9%.
“Esa cifra subió, y yo nuevamente veo que hay cosas mixtas, pues si bien muestra que las expectativas son positivas, no estamos bien, porque hay un aumento de la complicación por deudas, y eso yo creo que puede estar asociado a la situación económica del país y eso se relaciona con las cifras de desempleo” explicó Umaña.