Proyecto de nueva región: se proponen tres provincias y Bulnes es la capital de Diguillín

 

El 25 de mayo de 2015, el ministro del Interior, Jorge Burgos, envió al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, y a los titulares de Segpres, Economía y Justicia, la propuesta de proyecto de ley que crea la Región del Ñuble, con la solicitud expresa de que enviaran sus observaciones a la Subdere dentro de quince días, plazo que ya se cumplió.

La iniciativa legal pasó su último trámite, y hoy está a la espera de la fecha que elija la Presidenta Michelle Bachelet para firmarla en la zona, situación que debería ocurrir en los próximos días.

LA DISCUSIÓN tuvo acceso al proyecto de ley, el cual define el territorio de la futura región; propone la correspondiente estructura provincial; la conformación del gobierno regional y de los respectivos cargos de gobierno interior, así como especifica normas adecuatorias en materia electoral, judicial y pesquera.

En la elaboración del articulado se consideraron como referencia las leyes 20.174 y 20.175, las cuales durante el primer gobierno de la Presidenta Bachelet dispusieron la creación de las regiones de Los Ríos y de Arica y Parinacota, respectivamente.

La propuesta del Ejecutivo contempla la creación de la XVI Región de Ñuble, cuya capital será Chillán. Ésta comprenderá tres provincias: Diguillín, integrada por las comunas de Chillán, Chillán Viejo, Coihueco, Bulnes, San Ignacio, El Carmen, Pinto, Pemuco y Yungay. Su capital será Bulnes; Provincia de Punilla, que incluye las comunas de San Carlos, Ñiquén, San Fabián y San Nicolás. Su capital será la ciudad de San Carlos; y la Provincia de Itata, que comprende las comunas de Quirihue, Cobquecura, Ninhue, Trehuaco, Coelemu, Portezuelo, Ránquil y Quillón. Su capital será la ciudad de Quirihue.

Según se consigna en el texto legal, en la conformación provincial descrita se agruparon los territorios considerando como base las vinculaciones y dinámicas territoriales históricas presentes en dichas localidades. Es más, se tomó en cuenta la existencia y experiencia de los territorios de planificación creados, los que están agrupados de manera similar a la propuesta en el proyecto de ley.

En cuanto a las capitales provinciales, “éstas se caracterizan por ser centros urbanos de relevancia en cuanto a cantidad de población, centralidad, gravitación, y fuerza centrípeta de las relaciones, vinculaciones, y distancias con el resto de las comunas de la provincia. Además, se proponen por cuanto albergan la mayor cantidad de servicios públicos y financieros del territorio”, se sostiene en el articulado.

Adecuaciones electorales

Como consecuencia de la creación de una nueva circunscripción correspondiente a la Región del Ñuble, la actual circunscripción del Bío Bío se reducirá en dimensiones, disminuyendo de cinco senadores previstos en la nueva ley electoral, a tres. Los dos restantes serán elegidos a partir de 2021 en representación de la circunscripción de Ñuble.

Junto a lo anterior, se propone modificar la composición del distrito 19 (actuales 41 y 42), sacando de él a las comunas de Cabrero y Yumbel, que pertenecen a la Provincia de Bío Bío.

En tanto, el Consejo Regional de la Región del Ñuble se constituirá el día de entrada en vigencia de la ley, integrándose con los actuales consejeros elegidos en representación de la Provincia de Ñuble (seis), quienes permanecerán en sus cargos por el tiempo que reste para completar el respectivo período de conformación.
planta administrativa

Durante un año, contado desde la publicación de la ley que crea la Región del Ñuble, el Presidente de la República deberá dotar a la nueva unidad administrativa del personal necesario, ya sea reasignando funciones, o creando nuevos cargos. Un total de 88 personas conformarán el personal de la nueva región. 58 corresponden a personal del servicio administrativo del Gobierno Regional, mientras que treinta pertenecerán a la planta de servicio del Gobierno Interior. En este último grupo se incluye al intendente y a los tres gobernadores.

Mientras no se establezcan en la nueva región la secretarías regionales ministeriales, las direcciones regionales de los servicios públicos centralizados, y las direcciones de los servicios territorialmente descentralizados, los órganos de la administración de la Región del Bío Bío continuarán cumpliendo sus funciones y ejercerán sus atribuciones en el territorio de ambas regiones. Los seremis, en tanto, serán colaboradores directos de ambos intendentes.

El Presidente de la República, a contar de la publicación de la ley que crea la nueva región, podrá designar en comisión de servicio en el gobierno regional de Ñuble a un funcionario público de la administración central o descentralizada, por un plazo máximo de un año, con el objeto de apoyar la instalación y gestión del mismo.