Guerra de capitales: radiografía a las comunas que disputan liderar Diguillín e Itata

 

Reuniones con integrantes de las comisiones de Gobierno Interior del Senado y la Cámara de Diputados; entrega de dossiers con información; exposiciones en el mismo Congreso, e incluso, alusiones a la mediterraneidad, han formado parte en las últimas semanas de las estrategias desplegadas por las comunas de Ñuble que aspiran a convertirse en capitales provinciales.

Si bien el proyecto enviado al Congreso en septiembre pasado define claramente a las cabeceras de las respectivas provincias: San Carlos, en Punilla; Quirihue, en Itata; y Bulnes, en Diguillín, otras localidades han manifestado su interés por liderar a sus respectivos territorios, y para ello, pretenden convencer a los parlamentarios y al Ejecutivo de modificar la iniciativa legal.

Bulnes v/s Yungay

Lo de Bulnes no fue sorpresa. Cuando la capital que sonaba para Diguillín era Chillán, la comuna hizo lobby y presionó para que el Consejo Regional, durante su votación de febrero pasado, propusiera la creación de una cuarta provincia, que tuviera como capital a Bulnes.

“En cierta forma, la autoridad nos escuchó. Que Bulnes sea la capital de la Provincia del Diguillín le da fuerza a todo el sector sur de la nueva región. Estamos bien ubicados, y contamos con el aparataje necesario, ojalá se concrete esta propuesta”, sostuvo el jefe comunal.

Tal es el compromiso de Sánchez y del Concejo Municipal en general, que el miércoles pasado se trasladaron hasta el Congreso, en Valparaíso, donde montaron una exposición sobre la comuna y regalaron pendrives con información a los congresistas.

Precisamente el apoyo parlamentario ha sido fundamental para sus aspiraciones.

La diputada Loreto Carvajal (PPD), por ejemplo, dijo en relación a la elección de Bulnes como capital provincial (y no Chillán o Chillán Viejo), que “la petición de la comunidad fue escuchada.

Ésta es una demanda ciudadana que venimos trabajando desde hace mucho tiempo con el alcalde de Bulnes, Ernesto Sánchez; el Concejo Municipal y los vecinos”. La parlamentaria agregó que “nos parece importante que la puerta sur de la región esté incorporada en el plan territorial con la creación de la Provincia de Diguillín. Creemos que Bulnes tiene la infraestructura, tamaño, y el número de habitantes para recuperar su calidad de capital provincial. Además, este nombramiento le permitiría potenciar los servicios y beneficios a su comunidad, debido a la incorporación de establecimientos de educación superior y el aumento de sus fuentes laborales”.

En tanto, el diputado Jorge Sabag (DC) también valoró las cualidades de Bulnes, no obstante, hubiera preferido que se crearan cuatro provincias.

“Nosotros pedimos una provincia que incluyera a Chillán, Chillán Viejo, Pinto y Coihueco, pero se nos dijo que significaría más costo administrativo. Chillán Viejo también hubiese sido una buena plaza. En fin, durante la tramitación habrá muchas instancias en las que los alcaldes podrán defender su postura. Lo importante es buscar lo mejor para la futura región, que pueda desplegar sus potencialidades y ganemos todos, más allá de los localismos”, sostuvo el legislador.

No obstante en Diguillín, Bulnes no está sola. Yungay también ha desplegado un intenso lobby para convertirse en capital, el cual también ha llevado a sus representantes hasta el Parlamento.

Rodrigo Stuardo, secretario ejecutivo del comité yungayino, se entrevistó en agosto pasado con el diputado Sergio Aguiló, quien es miembro de la Comisión de Gobierno Interior de la Cámara Baja. A él le entregó el documento que reúne los argumentos que esgrimen los ciudadanos de la comuna para desplazar a Bulnes, comuna que consideran, solo tiene a favor su ubicación.

“Con argumentos sólidos y contundentes, le expusimos al diputado Aguiló por qué Yungay debe ser la capital de la Provincia de Diguillín: experiencia comunitaria, conectividad, desarrollo social, energía, agro industria, forestal, comercio e industria, y muchas otras bondades”, sostuvo Stuardo.

Quirihue v/s Coelemu

Para el alcalde de Quirihue, Richard Irribarra, tampoco fue una sorpresa que su comuna fuera la elegida para encabezar la Provincia del Itata.

“Siempre confiamos en recobrar nuestra calidad de capital provincial, que perdimos después de 1974. Territorialmente, beneficiaríamos a las comunas aledañas, y así lo vieron los profesionales que trabajaron en los informes. Sé que había comunas vecinas interesadas, pero hay que velar por el bien común”, afirmó.

El jefe comunal agregó que “lo principal es que Ñuble sea región. Cada comuna quiere ser capital provincial, pero hay que ser objetivo en cuanto a los servicios y la densidad demográfica que tienen. Creo que los estudios así lo demuestran y lo ameritan, es lo más práctico y lógico”, dijo el edil, refiriéndose a la propuesta del Ejecutivo de que Quirihue sea capital del Itata.

Sin embargo, una de las disputas más encendidas que se han generado en torno al proyecto que crea la Región de Ñuble, ha tenido como protagonista precisamente a Quirihue, y su vecina Coelemu.

La alcaldesa de esta última comuna, Laura Aravena, evidenció su descontento por la priorización de Quirihue como capital del Itata, por parte del Ejecutivo.

“Es otro error garrafal de la Presidenta. Esto, Coelemu no se lo va a perdonar nunca. Simplemente hay que mirar qué es hoy Quirihue y qué es Coelemu: conectividad, empresas, población, educación. Me da tristeza que por un tema político, la Presidenta vuelva a cometer un error, simplemente porque yo soy de la Alianza. Porque aquí no tiene nada que ver la historia, Coelemu también fue capital de departamento”, manifestó la jefa comunal.

Algo que los quirihuanos rebaten argumentando que a Coelemu “le pesa” la historia, por haber dependido de Tomé hasta antes de la regionalización de la década del 70.

Pero Aravena no se da por vencida. “Aquí comienza una etapa larga en el Poder Legislativo, un montón de análisis, donde pretendemos que a Coelemu se le considere en la mesa. Tenemos un gran río Itata, tenemos recursos forestales, un gran recurso vitivinícola, zona costera, un aeropuerto a 45 minutos, un puente que se está proyectando, que va unir Cobquecura con Coelemu… Quirihue se ha basado en su historia para estar en la mesa, y Coelemu hace historia todos los días, no se basa en lo que pasó”, sostuvo.

Incluso, la alcaldesa comparó a Quirihue con Bolivia, apelando a su mediterraneidad.

“La conectividad que tiene hoy Coelemu es potente, tanto con Ránquil como con Concepción. Coelemu hacia el norte es potente, aparte de eso tenemos mar, tenemos un tema costero, tenemos la ruta de la costa que nos va a unir con Cobquecura, Coelemu-Trehuaco. Todas esas cosas hay que considerarlas, mirarlas desde arriba, con una perspectiva mayor, más a largo plazo. Va a haber un puente que va a conectar a Cobquecura con Coelemu, imagínese la trascendencia, y Quirihue va a quedar como Bolivia. Ese es el tema, yo lo veo así, como Bolivia: sin mar, lleno de cerros ahí, botaditos…”, sostuvo la alcaldesa.

Distancias

La ubicación geográfica y la conectividad sin duda influyeron en la elección que el Ejecutivo hizo de las capitales provinciales del Ñuble.

Si bien Coelemu y Yungay tienen características y fundamentos históricos similares a los de Quirihue y Bulnes, la distancia que existe respecto de otros puntos de la futura región les juegan en contra.

Por ejemplo, Coelemu se ubica a más de cien kilómetros de todas las demás cabeceras provinciales, a excepción de Quirihue. La separan de Chillán, la futura capital regional, 107 kilómetros.

Quirihue, en tanto, está a 69 kilómetros de Chillán; 76 kilómetros de San Carlos y 84 kilómetros de Bulnes.

Bulnes, en tanto, está muy próxima a Chillán (25 kilómetros); la separan 64 kilómetros de Yungay y 100 kilómetros de Coelemu.