“Nuestra voluntad está puesta en que Ñuble sea Región… apoyaremos con todo su tramitación en el Congreso”

Tratándose de quien detenta la principal magistratura del país nada es tan llamativo como las expresiones directas, sin voceros intermediarios, en torno a iniciativas que concitan alto interés ciudadano. La entrevista que la Presidenta Michelle Bachelet concedió a La Discusión el pasado 22 de enero para abordar el proyecto de creación de la Región del Ñuble, demuestra la importancia que la Primera Mandataria le otorga a esta iniciativa y revela un singular interés por las expectativas ciudadanas que se han generado en torno a este proceso.

¿Por qué el Gobierno respalda la idea de crear la Región del Ñuble?

Durante mis dos gobiernos hemos apoyado proyectos de formación de nuevas regiones, como fue el caso de Arica-Parinacota y Los Ríos, en la medida que diversos estudios han concluido que efectivamente esos territorios reunían las condiciones y requerimientos para ello. Así ha sucedido también con el caso de Ñuble, cuyo movimiento Ñuble Región se formó el año 1997 y ha sido consistente en sus requerimientos y en la fundamentación que ha dado para ello. Hay más de cuarenta instituciones sociales y de corte cultural que han adherido a esta iniciativa, la que también cuenta con el respaldo de los parlamentarios de la zona.

¿Cuáles a su juicio son las fortalezas que tienen este territorio y su población para convertirse en Región?

Desde la perspectiva técnica deben cumplirse ciertos requerimientos para que podamos hablar de una región, que tienen que ver con aspectos de autonomía productiva, territoriales, infraestructura, identidad cultural, etc. Identificar cómo hemos satisfechos cada una de esas condiciones es la tarea que le encomendé a la Subsecretaría de Desarrollo Regional, la que ha estado trabajando firmemente en ella y por eso estamos muy cerca de presentar al Congreso Nacional el proyecto respectivo. En el caso de Ñuble, quiero citar un par de fortalezas. Desde el punto de vista de su economía, cuenta con una importante producción agrícola y pecuaria y también tiene una industria turística relevante. Y en cuanto a los aspectos identitarios y de arraigo cuenta con un nutrido patrimonio histórico, que incluye a variados personajes de la historia nacional y del mundo cultural. Cómo olvidar a Violeta Parra, Claudio Arrau, Víctor Jara, Bernardo O’Higgins y Arturo Prat y tantos otros chilenos y chilenas que han aportado a nuestro país y que han nacido en esta tierra.

¿El proyecto de ley se encuentra terminado o aún faltan aspectos por considerar? Actualmente el Ministerio del interior está realizando una consulta al Consejo Regional del Biobío. Lo cierto es que un proyecto de esta naturaleza involucra tener presente diversas consideraciones que no podemos dejar sin atender, de manera que el proyecto de ley sea presentado con el mayor consenso posible al Congreso.

¿Por qué el proyecto no alcanzó a ser firmado en diciembre-enero, tal como se había anticipado oficialmente? Crear una región no solo implica una delimitación territorial, es mucho más que eso. Debe ir acompañada de una visión de desarrollo, de políticas públicas complementarias que aborden las preocupaciones de los ciudadanos que por años han manifestado esta demanda. Adquirí un compromiso en campaña, lo reafirmé en agosto del año pasado en mi visita a Chillán y trabajamos en esa dirección. Nuestra voluntad está puesta en que Ñuble sea región.

¿Esa postergación debe interpretarse como algún problema? No. Más bien hablaría de prolijidad. La firma del proyecto es un acto administrativo que va ocurrir próximamente. Lo importante es que una vez enviada la iniciativa se inicie un proceso de mirada a largo plazo y con visión territorial de la nueva región.

¿Cuándo en definitiva se enviará el proyecto de ley al Congreso? La creación de la Región del Ñuble es una decisión política ya comprometida y anunciada. En atención a las expectativas ciudadanas, los equipos técnicos están avanzando en una propuesta de creación que incluya no solo la institucionalidad publica en la nueva unidad administrativa, sino que aborde aquellos elementos de fondo que dicen relación con el desarrollo de los territorios en un contexto de mirada a largo plazo. Esperamos el pronunciamiento del Consejo Regional del Bio Bío para seguir avanzando y construir una agenda de futuro y de desarrollo para Ñuble.

¿Tiene previsto venir a la zona para esa firma? Siempre que firmamos una iniciativa procuramos hacer de ello un acto relevante. Así lo es para el Gobierno y sabemos que también lo es para la ciudadanía a quien está dirigida. En esos términos, la señal siempre es importante. Muestra de ello es que acabamos de firmar el proyecto de ley de elección de los intendentes en Puerto Montt, el 30 de diciembre pasado, mientras que las indicaciones para el traspaso de competencias desde el gobierno central a los gobiernos regionales lo hicimos en Valdivia. En 2007, usted por primera vez recibió información sobre esta iniciativa.

¿Desde esa fecha, cómo ha visto su evolución? La Región del Ñuble se ha ido asentando como una iniciativa ni casual ni caprichosa. El hecho de que tantas agrupaciones ciudadanas fueron adhiriendo a ella consistentemente en el tiempo y el apoyo transversal a todo nivel que fue recogiendo nos demostró que estábamos frente a una situación que no podíamos desatender. En 2013 (noviembre) usted prometió a sacar adelante el proyecto.

¿Cree que ese compromiso incidió positivamente en la alta votación que obtuvo en esta zona? Yo me alegraría que así fuera, porque significa que hay una coincidencia de intereses, pero quiero pensar que esa alta votación que recibí y que agradezco por supuesto, se debe más bien a una adhesión a lo planteado en todo mi programa de gobierno y no solo a un proyecto en particular, que si bien es importante para esta provincia, forma parte de un programa de Gobierno que busca dar más relevancia a los territorios.

¿Qué información tiene del compromiso ciudadano en torno a la idea de convertirnos en Región? ¿Qué le diría a los ñublensinos sobre los beneficios y responsabilidades que este nuevo estatus político administrativo conlleva? Déjeme decirle que me encanta esta pregunta y mucho más que sea planteada desde la región. Hoy en todo el mundo, y nuestro país no escapa a ello, tendemos a poner mucho el acento en los derechos y nos olvidamos de los deberes que son correlativos. Ciertamente que el proceso de formar una región administrativamente es, con todo el tiempo y dificultades que implica, probablemente el más simple de todos. Pero lo difícil es dejar conforme a toda una ciudadanía detrás de un proyecto de nueva región, así como también velar por el cumplimiento de los compromisos que ahí se adquieren. Por eso que es imprescindible que cada habitante de esta futura nueva región colabore en este proceso y participe en sus decisiones.

¿Qué le pareció el desfile de los 21 alcaldes de la provincia, el pasado 20 de agosto? Ese día se firmó el feriado para las comunas de Chillán y Chillán Viejo y vi a los 21 alcaldes en una señal de unidad, y eso es importante, porque así deben trabajar los representantes de nuestra ciudadanía, unidos.

¿Cuál es su opinión sobre el transversal respaldo político que ha recibido esta iniciativa? Demuestra que se cumplen los requerimientos necesarios para la creación de la nueva región y que hay identidad detrás de ella, lo que es muy importante. Además, ello debiera hacer de la tramitación legislativa de este proyecto un camino bastante expedito, lo que es una muy buena señal para la ciudadanía de Ñuble. Hasta ahora, la única resistencia provienen de pescadores de la bahía de Concepción, que ven amenazada parte de su zona de captura.

¿Cuál es la fórmula para superar ese tema? La fórmula es el diálogo. Mi gobierno ha escuchado a los pescadores de la bahía de Concepción y haremos todo el esfuerzo que sea posible para llegar a un buen entendimiento que deje satisfechos a todas las partes.

¿Cómo el Ejecutivo va a apoyar el proyecto durante su tramitación en el Congreso? Con todo. La Subsecretaría de Desarrollo Regional es la que ha liderado esta iniciativa y como lo hemos hecho en cada uno de los proyectos que hemos enviado al Congreso Nacional, vamos a estar con todo nuestro equipo apoyando y siguiendo la evolución de su tramitación, de manera que tengamos una muy buena ley.

¿Fue relevante para su respaldo a la Región del Ñuble la experiencia de Valdivia y Arica? ¿Qué evaluación hace de esas nuevas regiones? Si bien fueron iniciativas presentadas por el gobierno del Presidente Lagos, nuestra decisión fue apoyarlas porque reunían los requisitos para que se convirtieran en región. En el caso de Ñuble, nuestra decisión de enviar el proyecto al Congreso Nacional obedece a que tenemos la convicción de que esos requerimientos se cumplen y los hechos demuestran que cuando mi gobierno compromete su apoyo a una iniciativa en particular, éstas llegan a buen término. Ciertamente, tengo una positiva evaluación de lo que han sido los primeros años de existencia de las regiones de Arica-Parinacota y Los Ríos. Son territorios que han ido avanzando y creciendo, que tienen comunidades que se han identificado con su región y yo espero que esto se replique en Ñuble.

¿Cree que Ñuble puede sentar un precedente en orden a que otras provincias reclamen también convertirse en Región? Ese es un tema que siempre está presente y nos ocurre también cuando se crean nuevas comunas, pero cada caso se analiza en particular. Yo entiendo las aspiraciones de la ciudadanía, pero no nos podemos atomizar ni tampoco crear nuevas unidades territoriales sin estudios serios y responsables que así lo avalen.

¿Se manejan ya nombres de quién o quié- nes podrían ser los delegados presidenciales? ¿Debe o deben ser de Ñuble o es indiferente la procedencia de esa autoridad? Esa decisión se adoptará en el momento adecuado. Primero vamos a sacar adelante el proyecto en el Congreso Nacional, y una vez que tengamos la ley aprobada, promulgada y en vigencia vamos a realizar los nombramientos que corresponden. Ahora bien, la idea es que el delegado presidencial sea de la zona. Así lo hice en los casos de Los Ríos y de Arica-Parinacota.

¿Habrá un trato distinto para esta zona cuando se tramite el proyecto de ley en el Congreso, como, por ejemplo, una política de inversiones que anticipe la nueva condición de Región o la elaboración de una estrategia de desarrollo paralela a la discusión parlamentaria? Nos parece una propuesta interesante. La vamos a analizar con la prudencia y responsabilidad que requiere, pero no la descarto en absoluto.

¿La Región del Ñuble, justamente por su condición de nueva región, podría ser piloto en la implementación de nuevas políticas públicas en materia de descentralización? El Ministerio de Interior y la Subsecretaria de Desarrollo Regional están afinando precisamente cómo vamos a desarrollar, en qué tiempos y en qué regiones las experiencias de pilotaje de la Agenda de Descentralización. Por ahora no hay una decisión al respecto, por lo que no estoy en condiciones de asegurar ni descartar a ninguna región.

¿Cree que Ñuble será Región durante su actual mandato? Espero que todos los compromisos que hemos adquirido a través de mi programa de gobierno y en los que estamos trabajando fuertemente, estén cumplidos al término de mi mandato. La región de Ñuble no es la excepción. Ñuble será región.