¿Puede Ñuble ser una zona piloto para atraer y retener capital humano?

 

Una zona piloto para atraer y retener capital humano fue la idea que el presidente de la Fundación Chile Descentralziado y ex vicepresidente de la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización, Heinrich von Baer, planteó hace tres años para Ñuble, cuando aún el proyecto era una idea que el Ejecutivo analizaba.
Para el conocido líder regionalista, el territorio ya contaba en ese entonces con todas las herramientas para convertirse en una plataforma para atraer y retener talentos. La idea surgió al alero de la Comisión Asesora Presidencial en Descentralización y Desarrollo Regional, que en octubre de 2014 propuso a la Presidenta, Michelle Bachelet, crear un Sistema Regional de Gestión de Capital Humano Calificado, para fortalecer las capacidades locales y regionales.
De inmediato, esta iniciativa se enlazó con la hasta entonces, “posible” Región de Ñuble, ya que su creación planteaba -y lo sigue haciendo- el desafío de generar el capital humano necesario que sustente la instalación de la nueva administración pública, además de ser el soporte para el plan de desarrollo del naciente territorio administrativo.
Por ello, integrantes de la Comisión Presidencial que fue mandatada (entre abril y septiembre de 2014) para diseñar planes descentralizadores, vislumbraron en la futura Región de Ñuble, una posible zona piloto para implementar mecanismos dirigidos a atraer y retener talentos.
“tiene todo” para ser piloto
El ex vicepresidente de la comisión, y referente indiscutido de la intelectualidad defensora de la causa regionalista, Heinrich von Baer, sostuvo en ese entonces que Ñuble “tiene todo” para ser una de las tres regiones piloto (junto a O’Higgins y Coyhaique) para el plan de formación y retención de capital humano calificado.
“Está todo para que la nueva Región de Ñuble sea piloto en materia de capital humano calificado, de modo de generar una masa crítica suficiente para desencadenar más y mejores oportunidades de desarrollo”, dijo Von Baer, quien visitó ese año Chillán, en compañía del presidente de la comisión, Esteban Valenzuela.
“Con un buen proyecto que interpele y cautive a todos los actores de ese territorio, es posible generar una energía que atraiga inversiones del nivel central del país, e incluso, desde el exterior. No me cabe duda que organismos internacionales estarían dispuestos a financiar iniciativas que desarrollen las capacidades locales, si ven que en Ñuble hay una convicción por no hacer más de lo mismo. Incluso, me atrevería a decir que Ñuble podría ser un gran laboratorio para un organismo internacional en materia de generación de políticas públicas y emprendimiento”, proyectó Von Baer.
El académico aclaró que el concepto es “calificado”, pues permite abarcar desde técnicos, profesionales, hasta posgraduados, de modo de ser coherentes con las necesidades de cada territorio.
“Cada comuna tendrá que hacer una identificación de sus brechas. En zonas rurales, a lo mejor necesitan técnicos y profesionales. En Chillán es probable que haga falta más posgraduados. Ese levantamiento de información sobre las necesidades de capital humano es muy relevante”, advirtió Von Baer, quien hoy, en 2017 y luego que el proyecto que crea la Región de Ñuble ya pasó su primer trámite constitucional en el Senado, refrenda sus dichos.
“Efectivamente, propuse en aquella oportunidad, y con mucha convicción, que todos los actores de la futura Región de Nuble, sin esperar las decisiones de la capital ni la creación formal de la región, se prepararan para no solo ser región, sino que una región distinta, piloto y modelo en la gestión de determinadas dimensiones muy estratégicas para su desarrollo futuro, como son, por ejemplo, la creación de un Sistema Regional de Gestión del Capital Humano Calificado (centrado en talentos), de Pensamiento Estratégico e Innovación Regional, con una construcción y gobernanza compartida por los principales agentes del desarrollo (públicos, privados, sociales y académicos). Eso significaría no ser solo una región más, ni hacer más de lo mismo que hacen las otras regiones, sino algo distinto, mejor y de mayor proyección futura, en beneficio de todos vuestros habitantes”, manifestó Von Baer a LA DISCUSIÓN.
El líder regionalista planteó que como Fundación Chile Descentralizado, tienen la convicción que esa oportunidad está hoy más vigente que entonces.
¿En qué quedó la propuesta de la comisión?
“Desde luego la seguimos propiciando, pero más que nosotros, deben responderla y asumirla los propios actores del desarrollo de vuestra región, a quienes en aquella oportunidad fue dirigido nuestro mensaje. Con mucho agrado nosotros podemos reiterar, apoyar y acompañar una iniciativa de esa naturaleza, pero para que ella adquiera sentido y se proyecte, debe ser asumida con decisión por la propia región. Desde luego, nos alegraría mucho que así ocurra”, planteó Von Baer.
La representante del Capítulo Regional de Chile Descentralizado y académica de la UdeC, Jeanne Simon, añadió que “en Ñuble existe el capital humano para aspirar a ser región. Además, la creación de ésta atraerá capital humano para responder a las necesidades. Habrá también funcionarios del Gobierno Regional del Bío Bío que tendrán que trasladarse al nuevo Gobierno Regional de Ñuble. Será un proceso de rodaje. Claramente, el nuevo territorio puede convertirse en un laboratorio de buenas prácticas con toda la capacidad que hay en la región. Al mismo tiempo, hay que hacer el esfuerzo de favorecer a todo el territorio de Ñuble, y no concentrarse principalmente en las ciudades principales”, proyectó la académica.
Las propuestas de 2014
Durante seis meses de trabajo, en los que los integrantes de la comisión asesora presidencial recorrieron regiones y participaron de diálogos ciudadanos, se generó el concepto de “vitrina regional”, dirigida a difundir las potencialidades de los territorios. Ello, para que se transformen en un instrumento de atracción de capital social.
“En las regiones hay mucho de lo que no se sabe, una brecha de información enorme, y lo que llamamos vitrina pretende resolver aquello. Un instrumento que muestre la infraestructura, atractivos naturales, cultura e historia de las regiones, sus potencialidades y oportunidades y que junto a una batería de incentivos, permita atraer capital humano calificado. Nosotros hemos propuesto esta medida para todas las regiones, pero reitero, me parece hay que hacer primero un pilotaje, y en mi opinión, Ñuble reúne las mejores condiciones para ello”, subrayó Von Baer. Entre las propuestas planteadas por la comisión en 2014, figuran mejorar la competitividad regional y reducir las desigualdades territoriales, a través de un sistema articulado de incentivos regionales dirigidos a la inserción de capital humano calificado para ampliar las oportunidades de desarrollo humano en las comunas, reduciendo la fuga de talentos y la extrema concentración de capital humano calificado de la Región Metropolitana.
Para ello, se planteó un acceso a alternativas de becas para estudios de pregrado, postítulo, postgrado y especialidades médicas. Además, se propuso la realización de prácticas, tesis y proyectos de título en regiones; un complemento regional de Becas Chile; la ampliación de los programas de atracción de Capital Humano Avanzado de Conicyt; el aumento de cobertura del descuento o reembolso del crédito solidario; la implementación de programas de fomento y apoyo al emprendimiento; y la inserción de profesionales “senior” y de profesionales de la salud.
Junto con ello, se sugirió un subsidio para la adquisición o mejoramiento de viviendas, la recreación y esparcimiento, una bonificación de puntajes a beneficio de poblaciones objetivo definidas por la región y rebajas tributarias, y la asignación de puntajes adicionales para profesionales de las mismas regiones, cuando se postula vía Sistema de Alta Dirección Pública.
Asimismo, la implementación de todas esas propuestas considera la instalación gradual y progresiva de un sistema atractivo y eficaz de “incentivos regionales”, identificando los grupos objetivo de estudiantes de pregrado destacados; profesionales universitarios y técnicos superiores calificados; postgraduados; y extranjeros que retornan a Chile a servir a regiones.
También se propuso generar un sistema de incentivos regionales que permita renovar el capital humano calificado, tales como el retiro anticipado progresivo, y beneficios monetarios (500 UF) para complementar la jubilación.
Todas estas medidas requieren de una ley, y el Gobierno se ha centrado en una Agenda Descentralizadora compuesta de cinco proyectos prioritarios, la cual ha tenido algunos contratiempos, como fue la dilatación de la aprobación de la reforma para elegir democráticamente a los gobernadores regionales (actuales intendentes). Ésta está a la espera del ingreso al Congreso de la ley orgánica Constitucional que regule los comicios (lo que debería ocurrir en los próximos días, si es que a nivel político hay consenso); y de la aprobación de la ley de Fortalecimiento a la Regionalización (traspaso de competencias), que está en su fase final en el Senado). Resta por enviar al Parlamento la Ley de Financiamiento Regional, lo que debería ocurrir durante este año. El proyecto de ley que crea la Región de Ñuble completa este “paquete” de normas descentralizadoras.
“No necesitamos nuevas regiones que hagan más de lo mismo. Ñuble no puede ni debe hacer más de lo mismo. Está todo para que la nueva región de Ñuble sea piloto en materia de capital humano calificado, de modo de generar una masa crítica suficiente para desencadenar más y mejores oportunidades de desarrollo”, reiteró el vicepresidente de la Comisión Asesora Presidencial en Descentralización, Heinrich von Baer.