Ingreso del proyecto por el Senado será clave para agilizar su tramitación

Una de las inquietudes de los legisladores locales, previo a la firma del proyecto que crea la Región del Ñuble, que ocurrió el pasado jueves, era que la iniciativa iniciara su trámite legislativo en el Senado.

¿Por qué? Al tener solo 38 miembros, y mayoría el oficialismo, es más factible que se apruebe la propuesta del Ejecutivo; el análisis en particular será menos engorroso, y se le podrá entregar a la Cámara de Diputados un proyecto avanzado, que no requerirá de mayores cambios.

Así lo cree el senador, Alejandro Navarro (MAS), quien sostiene que al entrar por el Senado, éste lo puede apresurar.

“Tengo la firme convicción, ahí estoy yo, el senador Harboe, Víctor Pérez y Jacqueline van Rysselberghe. Hasta donde yo sé, no hay objeción alguna, creo que podemos despacharlo en el Senado incluso este año. En enero, por ejemplo, podría salir perfectamente del Senado aprobado. La Cámara de Diputados lo tramitará durante el resto del año, y ya en agosto o septiembre debería tener presupuesto”, manifestó el legislador del MAS, quien añadió que “un año es más que suficiente. A finales del 2016 esto debiera estar finiquitado, de manera que el presupuesto de la nación del 2016, para el 2017, ya contemple todos los recursos, para tener instalada la Región del Ñuble”.

En tanto, el senador de la UDI, Víctor Pérez, hizo extensiva la responsabilidad por la celeridad de la tramitación del proyecto, al Ejecutivo.

“La voluntad política del Gobierno respecto de la creación de la Región del Ñuble será puesta a prueba, porque la firma del proyecto es solo el comienzo, y no puede limitarse a un hito comunicacional”, afirmó el parlamentario.

Agregó que “perdimos todo el año 2014 y parte importante de 2015. Hoy este proyecto podría ser ya ley de la República, pero más vale tarde, y llegó el momento de buscar los apoyos para sacar adelante la iniciativa”.

Para ello, indicó, “es fundamental la gestión que realice el Ejecutivo, porque es la Presidenta quien puede fijar las urgencias legislativas, y para eso solo se requiere la voluntad política de ella y de su sector político”.

Añadió que “si logramos que el Gobierno ponga las urgencias, este proyecto podría perfectamente ser ley de la República en 2017, y podría estar pensando en elegir autoridades regionales en la elección de ese año”.

Su par de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, tiene una postura más cautelosa. “Que ingrese el proyecto al Parlamento no significa nada. Si el Gobierno no le pone la urgencia correspondiente, puede quedarse durmiendo el sueño de los justos eternamente. Yo habría esperado que la Presidenta enviara el proyecto con suma urgencia, por supuesto que me interesa que éste salga, y salga de buena manera”, manifestó.

Urgencias

El proyecto ingresará al Congreso con urgencia simple, status que puede cambiar durante su tramitación, si es que el Ejecutivo decide otorgarle suma urgencia (el proyecto debe ser conocido y despachado por la respectiva Cámara en el plazo de 15 días).

Según el diputado radical Carlos Abel Jarpa, “el compromiso de la Presidenta de la República está, lo cual es muy importante en el tema de la urgencia. Y por supuesto que la presencia y el compromiso de los parlamentarios también es importante”, precisó.

La diputada del PPD Loreto Carvajal, espera, en tanto, que en el Senado haya consenso a la hora de tener el primer acercamiento con el proyecto.

“En la Cámara de Diputados pudiera haber algún conflicto, porque algunos diputados son de Aconcagua, y ellos también quieren ser región, pero yo no creo que aquí haya mezquindad, yo creo que todos los senadores, en particular los de regiones, están muy unidos porque la descentralización se haga una realidad. Por ello, una vez que pase por el Senado, no me cabe la menor duda que una vez en la Cámara haya consenso y esto salga rápido”, sostuvo.

El diputado DC Jorge Sabag también respalda la idea que el proyecto ingrese por el Senado.

“Lo hablamos con el senador Harboe, la idea es que ingrese por la Cámara Alta, son 38 senadores contra 120 diputados. Si ingresara por la Cámara de Diputados, sería una tramitación en la que muchos diputados querrían que Aconcagua fuera región y varias otras provincias, por lo que la estrategia es ingresar por el Senado, es una tramitación mucho mas rápida, y una vez que esté aprobado en el Senado, poder llegar a la Cámara de Diputados con un trabajo ya bastante avanzado”, precisó.

Trámite legislativo

Clave a la hora de apurar los tiempos legislativos es llegar al Congreso con una postura unitaria y de apoyo transversal hacia el proyecto.

En el caso de la Región de Los Ríos, la iniciativa se vio primero en la Cámara Baja, donde el trámite tardó alrededor de un año. Éste incluyó audiencias y reuniones, instancias que en el caso de Ñuble, seguramente servirán para que se analicen algunos puntos del proyecto que ya han generado controversia.

Por ejemplo, se discutirá respecto de las capitales provinciales. Comunas como Coelemu y Yungay han manifestado su descontento con las alternativas planteadas: Quirihue, para Itata, y Bulnes, para Diguillín.

Otro tema que se abordará en el Parlamento será la zona contigua de pesca. Si bien la solución planteada mantiene la actual situación -que es la misma que se le propuso a la Región de Arica cuando se creó-, ésta no favorece a los pescadores de las comunas de Coelemu, Cobquecura y Trehuaco, quienes aspiraban a contar con sus propios recursos, y no tener que compartirlos con los pescadores del resto de Bío Bío.

Si bien en ambos casos -capitales y zona contigua- hay distintas voces a nivel local, se espera no tener que recurrir a herramientas como el plebiscito comunal, que podrían extender el trámite de la iniciativa en el Congreso. En el caso de Los Ríos, por medio de esta vía se decidió que Paillaco perteneciera a Valdivia, y no a la Provincia del Ranco.

Además de la comisión de Gobierno, Descentralización y Regionalización del Senado, el proyecto se discutirá también en las comisiones de Hacienda de ambas Cámaras, las cuales revisarán los costos fiscales estimados por la Dirección de Presupuestos para poner en marcha el funcionamiento de las instituciones, y dotaciones de personal en la nueva estructura regional y en la de las provincias.

Durante la discusión en general, los legisladores escucharán los planteamientos del subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, quien argumentará las razones por las que el Ejecutivo considera pertinente crear la Región del Ñuble. Parte importante de su exposición provendrá del estudio desarrollado en 2013 por la Universidad de Concepción.

Posteriormente, en la discusión en particular, se someterán a votación los artículos legales que generan el nuevo territorio administrativo, algunos de los cuales deben ser revisados por la Comisión de Hacienda del Senado. Si no hay reparos, la Comisión de Gobierno podría recomendar la creación de la Región del Ñuble, y se evacuaría un primer informe, lo que se repetirá en el caso de Hacienda, que analizará los costos que la Dirección de Presupuestos fijará para la instalación de la institucionalidad pública en las tres provincias que contempla el proyecto de ley: Itata, Punilla y Diguillín.

Tras ello, se inicia la discusión en sala, la cual puede solicitar informes complementarios a la Comisión de Gobierno. Una vez que esos informes estén listos, la iniciativa se vuelve a discutir en sala las veces que sea necesario, hasta ser aprobada y pasar a su segundo trámite legislativo en la Cámara de Diputados, donde se repite el mismo esquema del Senado.

Sorteado este nuevo trámite, el proyecto retorna a la Cámara de origen, en su tercer trámite. Luego debe ser aprobado y visado por el Ejecutivo y por el Tribunal Constitucional, para ser finalmente publicado como ley de la República en el Diario Oficial.